sábado, 6 de diciembre de 2014

De París.


Habían transcurrido varios meses desde que los gemelos habían acrecentado la familia y por fin Berta se animó a preguntarme:
- Mamá, ¿de dónde vienen los niños?
La había preparado durante los nueve meses de embarazo con el fin de que se fuera adaptando y ahora que ya estábamos todos aquí, resultaba irónico que esa pregunta me recordara París, ese París que solía decir mi abuela cuando nos relataba historias de cómo vino mi último hermano.
De París...
¿Ahora me tocaba a mí inventarme otro París?. Quizá... la miré con ternura y su inocente mirada me cautivó en aquel París imaginado, donde hadas, gnomos y toda clase de místicas criaturas tejen las almas de los pequeños seres que las simpáticas cigüeñas debían traer desde allí...
De París... si mi abuela estuviera, le contaría también mi dulce París, aquel verano que un día me vió nacer en Madrid.

 "De París".
Elaborado para el quinto reto de Territorio de Escritores.

10 comentarios:

  1. Hola Sonia ;) cuántos encargos y trabajos tienen las cigüeñas!! pero ellas encantadas de hacer tantos viajes y realizar tan maravillosa labor ;))
    Me ha gustado mucho el enfoque mágico que se le ha dado a París en este post.
    Besos y saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa, un saludo!!

      Eliminar
  2. Para mí, París es una ciudad mágica en muchos sentidos. Suelo ir a menudo, y me gustaría seguir yendo al menos una vez al año. Es una ciudad inagotable. En cuanto a lo de venir de algún sitio, creo que mi cigüeña no anidó tan lejos. Pero claro, no me acuerdo muy bien, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esa suerte que tienes... recuerdo que tu viaje a Francia el verano pasado, trajo recuerdos y oportunidades de conocer Château de Miromesnil por ejemplo.
      Un saludo Enrique!!

      Eliminar
  3. muy bonito me recuerda a algunas novelas de estilo vintage

    ResponderEliminar
  4. Que bonito París, y que curioso sería que en el fondo todo fuéramos parisinos, glamurosos y un poco chauvinistas, jajajajajajajaja. Aunque a mí me gustaria que mi cigüeña hubiera venido desde Nueva York o desde Bali, ya puestos.... :-)
    Precioso relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja.... de donde quieres Juanan, saludos!!

      Eliminar
  5. Preciso escrito muy emotivo porque todos recordamos esa historia de nuestros padres y/o abuelos... qué simpáticas las cigüeñas y qué pesos han de repartir por todo el mundo ;) Un saludoooo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rubén por pasarte por este rinconcito, un saludo!!

      Eliminar

¡MUCHAS GRACIAS!

¡MUCHAS GRACIAS!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...