martes, 2 de diciembre de 2014

El abuelo.


Retomaba su imagen entre mis manos, con una angustia y una desazón que me dejaban un sabor aún más triste... Su rostro acusaba la lucha de los años y en mi memoria empezaron a asomar los recuerdos... ¡tantos eran!... que me descubrí sonriéndole.
Sin darme cuenta, había encontrado esos momentos que le hacían inolvidable, había encontrado la forma de volver a llegar a aquellos tiempos pasados y disfrutar de su compañía y comprendí que ya lo llevaba dentro, para toda la vida, que se había instalado en mí hacía ya mucho y ahora me tocaba a mí revivirlo cada vez que pensara en él.
Pero, ¿cómo lo hizo?... ¡No me dí cuenta antes! Sólo le ví compartir su vida con todos y le siento en ella, aún descansando...
¡Aquellos viejos tiempos pasados vendrían siempre a mí con sólo recordarlos, mientras que aquellas fotografías me abrirían la puerta a ese pasado que aún hoy no he olvidado!

"El abuelo".
Elaborado para el 4º reto de "Territorio de Escritores".

10 comentarios:

  1. Sonia.. Me permites emocionarme?
    Primero y sin leer el texto, me he quedado bservando las dos fotografías, el antes y el después, pero con esa misma ternura y amor eterno.
    Tus palabras frágiles de nostalgia y añoranza ante algo tan real como la pérdida física, porque lo demás siempre será eterno!
    Besos guapa:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gema, me alegro que te hayan gustado ambos, foto y texto, saludos!!

      Eliminar
  2. Que hermoso querida. me emocioné muchísimo pues ya sabes que me unen recuerdos muy fuertes con mi abuelo, pero además creo que conseguiste que todos pensemos en esas maravillosas figuras que acompañaron nuestras vidas
    Es precioso y maravillosa su entrada
    Muchas felicidades y muchas gracias por invitarme a leerla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Amparo, me alegra que este microrrelato estimule emociones que todos, de alguna forma, llevamos dentro. En esta ocasión es la figura de "el abuelo", pero realmente, puede convertirse en aquella figura de la que añoramos su ausencia.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Encantador relato, Sonia. Y muy entrañable argumento. Me gustó mucho la forma de escribir desde el recuerdo a través de las fotografías. Esas miradas que son parte de la nuestra y de algún modo, perdurables en el recuerdo y en la imagen. Es bonito, ¡cuánta historias de vida!, comprimida en un flash...
    Me encanta esto que haces para el Territorio de Escritores, es muy motivador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Clarisa. Me alegra que te guste.
      Sí, me he metido en un grupo de escritores que me reconcilien con las letras un poco a través de pequeños retos, dando un poco más de rienda suelta a la poesía que hace ya mucho dejé de escribir e intentando nuevas fórmulas a través de los microrrelatos, pero bueno, es una forma de ir paso a paso, ¿a dónde?, pues no lo sé, pero es bastante liberador escribir. Siempre lo fue y ahora vuelvo a bucear por esos mares de los que hace tiempo me aparté.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. No tengo recuerdos de mis abuelos, murieron mucho antes de nacer yo. Sí de mis abuelas, que gozaron de una inaudita longevidad, así que puedo extrapolar esos sentimientos.

    Ay, Sonia, cuántos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco he conocido a todos mis abuel@s, pero procuro no olvidar a los que sí y además sumo a otros que voy adoptando como si lo fueran. Saludos!!

      Eliminar
  5. Un emotivo micro, también evoco a mi abuela, quien me crió. Muy bonito y el aporte de las fotos complementan más aun esas reminiscencias del alma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alejandra, saludos!!

      Eliminar

¡MUCHAS GRACIAS!

¡MUCHAS GRACIAS!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...