lunes, 22 de diciembre de 2014

El libro de mis deseos...


Y por desear...

Desearía abrazar el tiempo,
para mirarlo y descifrarlo,
contándole miles de historias,
recordándole las vidas que va dejando.

Desearía que el olvido se ausentara,
que se hiciera humo en el mundo
y perdido en la nada...

Desearía abrazar la vida de todos estos cuentos,
y con ellos, hacer un libro,
al que llamaría el libro de mis deseos
donde se pueda hacer un festín
en el que verter mis pensamientos,
que como guiños al mundo,
festejen todos esos nacimientos.

"El libro de los deseos"
Elaborado para el 6º reto de Territorio de Escritores.


viernes, 19 de diciembre de 2014

El carpintero.

           

Sentado en el polvo, a un tiro de piedra de la puerta del establo, José el carpintero rezaba. Tenía que tomar una decisión y no comprendía porque el Señor, tantas veces generoso con su casa, le había puesto en un sendero tan duro. No era un mal hombre, o al menos eso esperaba, pero no estaba seguro de poder soportar la vergüenza que había caído sobre él. Su primera mujer, su querida Ana, se marchó con el Señor, dejándole solo en su vejez. No sin mucho meditarlo desposó a la joven María, porque no es bueno que un hombre no tenga esposa que cuide de su casa y sus bienes. Pero no podía imaginar que la muchacha, tan dulce e inocente que le había parecido, estuviera encinta de otro hombre.

¿Cómo iba él a creer lo que ella decía? Y sin embargo, había tenido sueños… No, no podía ser, era incluso blasfemo. Una locura. Y allí estaba tirado en el suelo, esperando a que su esposa diera a luz a un hijo adúltero y se preguntaba si se merecía todo aquello. Debía repudiarla. Era la única manera de mantener su honor y la dignidad de su casa. Le partía el corazón abandonar a la muchacha, a la que había querido como a una hija, pero debía proceder como un hombre justo, y la justicia exigía que la rechazara. No podía hacer otra cosa.

Se incorporó, lleno de peso en el corazón, y echó a andar esforzándose por no volver la vista atrás. Cada paso era como recorrer el mundo, pero era lo que había que hacer. Era su deber y su terrible carga.

Y de repente, el sonido más asombroso que hubiera escuchado nunca. El llanto del bebé le dejó clavado en el sitio. Con todo lo que había pasado no había pensado en el bebé, en que realmente había un bebé a punto de nacer. Y tenía buenos pulmones. ¡Había que ver cómo lloraba! Había nacido fuerte. Al llanto del recién nacido se sumaron las voces de las mujeres llamándole. ¿Le había ocurrido algo a María? ¿Estaba bien el bebé?

Sin saber muy bien como se encontró en la entrada del establo. En su interior, recostada sobre un lecho limpio se encontraba su esposa, con el bebé en sus brazos. Las dos mujeres que habían ayudado a María le hacían gestos para que se acercara, pero él estaba clavado en el umbral. No sabía que hacer, ni que decir, y entonces ella le miró, con esa mirada tierna que le conmovía el alma, y le sonrió. Y él se acercó.

El bebé estaba arrugado y enfadado, llorando, como todos los bebés cuando llegan al mundo. Una de las mujeres lo tomó de los brazos de María y lo depositó en los suyos. “Enhorabuena, José” dijo alegremente “Es un niño sano”. Iba a decir algo, pero entonces el bebé dejó de llorar, y muy serio, puso una de sus manitas en la dura manaza de él. Tiene manos fuertes, se dijo. Y el pensamiento hizo que algo se rompiera dentro de él. Manos de carpintero.

Miró a su esposa y miró al bebé que tenía en los brazos. El pequeño había abierto los ojos un poquito y parecía mirarle. Tenía la mirada de su madre. Y su sonrisa.

“Sí” artículo apenas. Cuando consiguió volver a hablar, lo hizo lleno de orgullo. “Sí”, sonrió, “Es mi Niño.”

-----------------------------

NOTA: Hace unos días, publiqué otro microrrelato con el nombre de "El establo". Este que acabáis de leer, lo ha escrito mi marido. Se nos ocurrió que podíamos escribir sobre el mismo tema, pero cada uno bajo su punto de vista. Y aquí os lo dejo, para que lo disfruteis como yo. Lo cierto es que nunca decepciona cuando se pone a escribir y por eso espero que esta colaboración no sea la última.

jueves, 18 de diciembre de 2014

El establo.

Fuente de la foto: http://www.entretantomagazine.com/2013/12/22/felices-natividades/

Asomado en la puerta contemplaba caer los copos que se habían empezado a cuajar. En aquellos momentos, la situación le llevó a pensar en lo piadoso que había sido el herrero,  quien se había compadecido de esa compañía: una mujer a punto de dar a luz y él, un viejo carpintero que no podía ofrecer más que unas manos desgastadas y arrugadas, lo que durante tanto tiempo habían sido el sustento familiar…

Las contracciones eran cada vez más fuertes y constantes. Su mujer era joven y fuerte, pero era tan evidente la inexperiencia… El momento que durante meses había temido se acercaba y eso le hizo perderse de nuevo en sus pensamientos. Pronto  le asaltaron las dudas y el miedo se apoderó de él...

Atrás habían dejado el mundo que conocían. No sabían que les depararía el futuro. ¿Encontraría trabajo?...  Si se hubieran decidido antes a partir, el parto no les habría cogido en mitad del camino. Se habían aventurado a abandonar su casa, sus clientes… la gente sabía quién era y conocían el trabajo que hacía y como lo hacía… ¡Pero si nunca le había faltado trabajo!

Llevaban durmiendo durante semanas a la intemperie y siempre al abrigo de la noche,  por culpa del éxodo que se había producido, a comer lo que buenamente podían pagar, a caminar largas y duras jornadas, que casi había olvidado qué se sentía bajo el techo que un día le cobijó junto a una buena lumbre encendida…

¿Qué podría ofrecerles? ¿Dónde podrían vivir? ¿Estarían seguros allí? Su intranquilidad ante el eminente parto le hizo olvidarse de preguntar al herrero dónde estaban. Se sentía tan desamparado que casi era desesperante pensar en tantas interrogantes. ¿Cómo saldrían adelante? ... y lo peor de todo, es que se sentía tan viejo y cansado…  Desde que se dio cuenta del avanzado estado de su mujer, no había pensado en lo difícil de esa situación…  la angustia le consumía por momentos y cerró los ojos por un instante, en un vano intento por aliviar esa pesadumbre que le envolvía en esa noche fría… y de pronto, el llanto de un bebé le hizo volver a la realidad. Las dudas desaparecieron, el miedo se disipó… ¿Era su hijo el que lloraba? Se acercó a su mujer y los contempló mientras las lágrimas le empezaban a caer por las mejillas… ¡La vida le había traído hasta un establo donde acaba de sentirse padre de la criatura más bonita que jamás habían contemplado sus ojos! El bebé intentaba agitarse en los brazos de su madre como si quisiera darle alcance… Ya nada importaba. Sus pensamientos se evaporaron al instante. Esa cara angelical le había removido algo tan dentro que no supo cómo, pero en ese momento se comería el mundo entero si hacía falta. Su hijo ya había llegado y eso era lo más grande que sentía en su corazón. Las ganas de luchar por la vida le envolvieron sólo con oír ese llanto. Y sintió que ya nada sería igual.

Fuera seguía nevando. Pronto el eco del llanto atrajo a los lugareños, quienes se acercaban a conocer al pequeño y entre la gente que se había congregado, tres figuras se deslizaron hacia el establo, depositando a los pies del recién nacido, oro, incienso y mirra.

"El establo".
Elaborado para Reto "Especial Cuentos de Navidad" de Territorio de Escritores"


sábado, 6 de diciembre de 2014

De París.


Habían transcurrido varios meses desde que los gemelos habían acrecentado la familia y por fin Berta se animó a preguntarme:
- Mamá, ¿de dónde vienen los niños?
La había preparado durante los nueve meses de embarazo con el fin de que se fuera adaptando y ahora que ya estábamos todos aquí, resultaba irónico que esa pregunta me recordara París, ese París que solía decir mi abuela cuando nos relataba historias de cómo vino mi último hermano.
De París...
¿Ahora me tocaba a mí inventarme otro París?. Quizá... la miré con ternura y su inocente mirada me cautivó en aquel París imaginado, donde hadas, gnomos y toda clase de místicas criaturas tejen las almas de los pequeños seres que las simpáticas cigüeñas debían traer desde allí...
De París... si mi abuela estuviera, le contaría también mi dulce París, aquel verano que un día me vió nacer en Madrid.

 "De París".
Elaborado para el quinto reto de Territorio de Escritores.

martes, 2 de diciembre de 2014

El abuelo.


Retomaba su imagen entre mis manos, con una angustia y una desazón que me dejaban un sabor aún más triste... Su rostro acusaba la lucha de los años y en mi memoria empezaron a asomar los recuerdos... ¡tantos eran!... que me descubrí sonriéndole.
Sin darme cuenta, había encontrado esos momentos que le hacían inolvidable, había encontrado la forma de volver a llegar a aquellos tiempos pasados y disfrutar de su compañía y comprendí que ya lo llevaba dentro, para toda la vida, que se había instalado en mí hacía ya mucho y ahora me tocaba a mí revivirlo cada vez que pensara en él.
Pero, ¿cómo lo hizo?... ¡No me dí cuenta antes! Sólo le ví compartir su vida con todos y le siento en ella, aún descansando...
¡Aquellos viejos tiempos pasados vendrían siempre a mí con sólo recordarlos, mientras que aquellas fotografías me abrirían la puerta a ese pasado que aún hoy no he olvidado!

"El abuelo".
Elaborado para el 4º reto de "Territorio de Escritores".

sábado, 22 de noviembre de 2014

Escribiendo un mundo.


Todo es ya una burda mentira...
hostigada por letras que descifran el mundo
y lo hacen rompible,
amasando una nueva imagen
como copia irracionalmente sentida.
Así queda grabada la vida,
a golpes de verbos,
a colores de epítetos,
encajonadas en las hojas
de los libros que cada autor
cuenta desde su silla
mecanografiando sus deseos ideales,
sus fantasías soñadas,
sus juegos y mentiras,
transformadas en letras que cuadren,
en esta ilusoria vida de engranajes
y tiempo que se esparce desde la mente humana.

P.d.: Elaborado para el tercer reto de "Territorio de Escritores".
Fuente de la imagen: Wojciech Magierski: http://m4gik.deviantart.com/gallery/

 

sábado, 27 de septiembre de 2014

Rosas de la Rosaleda de Valencia.

Se trata de un conjunto paisajistico que reune un agradable y dulce ambiente entre olores, colores e imágenes que dan vida a un terreno ubicado en una de las zonas ajardinadas de lo que comúnmente se conoce como "los Viveros" de Valencia.

Muy variada y cuidada, se organizan en torno a una fuente central que parece cantarles para que crezcan.

Os dejo algunos de los ejemplos de estas rosas, qué las disfruteis!!

 Entrada a la Rosaleda

Esquema de la Rosaleda valenciana

Fuente central

Sus rosas:

Bonica-Meimonac

Botticelli-Meisylpho

Cumbaya-Meizabo

Nicolo Paganini-Meicairma

Orange Symphonie-Meininrut

Peach Drift-Meiggili

Pearl La Sevillana-Meichonar

Pink Drift-Meijocos

Pink Knock Out-Meijadraz

Pink Symphonie-Meitonje

Queen Elizabeth

Red Leonardo Da Vinci-Meiangele

Royal Botanica-Meimonac

Snow Meilandina-Meigovin

Tequila Gold-Meipojona

White Meidiland-Meiconblan


lunes, 22 de septiembre de 2014

Tiempo de lectura


Realidad o ficción...
Dicen que los libros te transportan a otros mundos...
te hacen pensar...
te hacen soñar...
te hacen imaginar...
te hacen sentir parte de otras historias...
el tiempo se para y vuelas entre sus hojas...
pero...¿y a tí?... ¿A dónde te llevan los libros?

¿Irónicamente muertos?


Con mucha ironía... hasta la muerte busca respuestas en los libros... a saber... ¿qué falló con los zombis?

jueves, 3 de julio de 2014

Sólo tiempo...

Todos son fotomontajes sobre el tiempo... una misma idea desde perspectivas diferentes...

Estático en apariencia...

En la imaginación de un niño...

El que acaba de empezarlo y el que está a medio camino...

El que nos hace falta para aliviar penas...

El que nos trajo las guerras...

Su movimiento...

El que usamos como brújula para situarnos en la oscuridad...

El que aún cegándonos no lo palpamos...

El que se rompe dejándonos atrapados en su interior...

El aquí y ahora, coincidencia de mi tiempo en un sólo momento

El que se quedó fuera de nuestro alcance...

Cuando somos conscientes de que el tiempo nos devora...

Para terminar, os dejo con una pequeña animación sobre una niña que descubre el papel que desempeña por y para el tiempo... Qué lo disfrutéis!!



miércoles, 7 de mayo de 2014

A Clarisa Tomás Campa...

 
"Reconozco, que maga no soy, y como tantos otros, mi espada contra ella no mata ni hiere; ni tengo el poder para hacer que desaparezca. Pero tengo las letras y por millares, y las junto y las hago parecer un pelotón de combate ferviente, y las inflo con globos de agua y las lanzo con ganas hasta la inundación... Y quizá, todo quede en el agua derribado...
[...]
Nunca supe el porqué me gustaba escribir, sólo me gustaba y escribía; mas creo que ahora encontré la respuesta: es para combatir.
Y ya no sé pelearme de otro modo. Este modo, es el más acertado que encontré después de todo, pues puedo "crear" vidas y no mato a nadie. Con las palabras escritas siento que soy ese pájaro que siempre quise ser, y elevo mis alas y llego donde quiero, y vuelvo y voy, y así nacen los cuentos, los versos, las historias..."
Por Clarisa Tomás Campa.
 
Entre intentos... como así lo define ella, Clarisa, es una escritora cuyo espíritu la empuja a dar forma a esas letras que, con no poco tesón, construye y da forma. Sus palabras acampan en el camino a la espera de que sus lienzos, tanto en prosa como en verso, adquieran la textura suficiente como para que sean impresas y puedan ser leídas e interpretadas con la misma melodía con la que ella es capaz de enlazarlas y darles esa convicción que las hace tan irremediablemente humanas, estrechando su relación con el lector, para hacer, de la fuerza de sus escritos, una lectura más llevadera, más sustanciosa y donde nos imprime de alguna forma su alma de escritora...
 
"Soy persona sencilla y me importan las palabras, amo al verbo. La literatura es mi vida, leer y escribir fueron mis primeros juegos pueriles, luego vendría el cine... Vivo en la orilla del río de las palabras, a veces sólo las contemplo, otras las pesco como a peces, más en verdad sólo las guardo en mi estanque de agua..., y, ellas, se vienen conmigo y jugamos un rato a escribir en la tierra... Sí, y sólo escribimos."
 
Advierto que sus andanzas escribiendo nace a una edad temprana, como ella misma reconoce y lo más importante es que su camino es una larga trayectoria inacabada que sigue vertiendo palabras para transmitir sus inquietudes y compartirlas con todo aquel que sienta interés en leerlas...
 
"Si me preguntaran cual fue siempre mi sueño, no les diría el típico tópico: tener un hijo, plantar un árbol, escribir un libro... No, porque yo siempre he tenido muchos sueños – más de tres, seguro –. Les diría simplemente: viajar con las palabras... Sí, contar historias, cultivar versos, sembrar pronombres y verbos... Nacer entre letras, crecer entre frases, vivir y morir entre algún texto."
 
Tal es su vinculación a las letras, que en su "plantar árboles", ha publicado una primera novela, "El aliado de Amara",  y a la que, como ella misma dice: "seguirán un libro de cuentos y canciones para niños, una antología poética, algún relato y otra novela terminada...". Pero sin duda, motivada por sus palabras, encuentro sus escritos altamente gratificantes por su conciencia sobre el mundo y la visión que su mente nos muestra, haciendo que como gobernanta de su estilo, nos invite a leerla, a abordar sus letras -y me remito a parafrasearla de nuevo- "Este es un lugar para la palabra, la alegría del verbo, el canto de las letras".
 
Hoy, decidí escribir sobre su trayectoria, porque animada por el  #mqBevento, en el que se nos invita a presentar algún blog amigo, creo que el suyo revela mucho más que literatura, un trasfondo con tintes muy originales, sensibles y humanitarios, que pueden llegar a enganchar cuando a uno le gusta leer y ver con otros ojos, lo que esconden las palabras que otro escribe. Su dirección bloguera es...
 
 
y estáis invitados a explorarlo.
 

domingo, 4 de mayo de 2014

Feliz día de la madre.


En esta ocasión, he realizado un montaje combinando dos de mis fotografías: una rosa de la Rosaleda de Valencia y las estatuas de la mujer sentada y la niña en la Plaza de Alfonso X en Ciudad Real. Después, les he dado dos efectos: texturizado y degradado.
Finalmente, el motivo de las estatuas me ha inspirado esta frase, que para el día de la madre, me pareció un bonito detalle. Que disfruteis del día!!

miércoles, 30 de abril de 2014

Atardecer manchego

Ni el mundo ni el tiempo me pertenecen.
Cada vez que inunda las ventanas de mis ojos
me pierdo en Mi mundo.

Donde el verde crece,
el blanco sopla,
y el negro embellece...
donde lo más tierno se comparte,
donde la ilusión no se pierde,
donde el amor es infinito...

Mi mundo... tan grande
que me sobra hasta el cuerpo,
donde vuelo tan alto,
que ni el vértigo me puede...

Mi mundo... al que accedo solamente
en la paz que alcanzo
cuando camino sobre la tierra firme del mundo
que no me pertenece.

Y solo entre el mundo y Mi mundo,
mis ojos y mi mente
forman ese espejo que los siente.







Nota: Todas las fotografías pertenecen a las vistas que se pueden observar desde lo alto del Castillo de Calatrava, en Ciudad Real.
 

miércoles, 16 de abril de 2014

Día Mundial contra la Esclavitud Infantil.

NO A LA ESCLAVITUD INFANTIL.

Desde su nacimiento hasta lo que puede considerarse su mayoría de edad, estos son sólo algunos de los que deberían ser los instrumentos y las herramientas con las que poder despertar su imaginación, su ingenio, sus destrezas, sus talentos...


Desgraciadamente, existen todavía más de 400 millones de niños cuya infancia es mutilada, esclavizándoles bajo el yugo de un sistema que los deja indefensos desde muy temprana edad y redirige sus vidas tratándoles como objetos de uso, tan sustituibles, que sinceramente, desgarra la sensibilidad de cualquiera que tenga ojos y no sea capaz de clamar contra esta esclavitud injustificada, que se cobra sus vidas a la razón de una moneda de cambio, forzándoles a situaciones realmente macabras...

Mi pesar, mi dolor, es que no tengo una fórmula para ellos...

A través de la red, he podido ver imágenes que vulnera sus infancias, que los empujan a la autodestrucción como personas, enseñándoles poco o nada acerca de sueños y esperanzas... Insisto, mi dolor y mi pesar, es que yo no tengo ninguna fórmula para protegerlos....

Hoy, 16 de abril, es considerado un día más especial en esa lucha, sólo porque hubo una vez un niño, Iqbal Masih, que murió asesinado porque su lucha por liberarse suponía un obstáculo y lo han convertido en un símbolo por ello, en un mártir de esta causa.

Sin embargo, este 16 de abril, es un solo día que se repite durante todo el año. Esta lucha es constante y diaria. Si en nuestras manos está la forma de ayudarlos, hagámoslo, combatamos la lacra de la esclavitud infantil, utilicemos las herramientas que tenemos para apoyar a estos miles de niños... que su sufrimiento no sea en vano.

Promociona cualquier campaña de sensibilización destinada a combatir la esclavitud infantil, porque ellos necesitan saber que no están sólos, que a pesar de que el sistema bajo el que mal crecen, hay personas que protestan donde ellos no pueden.



No permitas esta violación de derechos, sensibilizate y apoya esta campaña contra la esclavitud infantil. Esta situación es triste pero es real. No la ignores. Participa como puedas, porque ellos no están sólos.

¡MUCHAS GRACIAS!

¡MUCHAS GRACIAS!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...